Portugal afronta una nueva huelga de transportistas que afectará al suministro de combustible

El conflicto entre chóferes y el gobierno portugués se agrava por los servicios mínimos

Portugal afronta desde este lunes y por tiempo indefinido una nueva huelga de los transportistas de mercancías peligrosas que, a pesar de las medidas tomadas los últimos días para preparar al país, tendrá efectos sobre el abastecimiento de combustible. El paro llega en medio de las vacaciones de verano y cuatro meses después de la anterior huelga en el sector, que provocó problemas de abastecimiento en los aeropuertos y el transporte público y dejó gasolineras secas por todo el país.

Tras meses de negociaciones que no llegaron a buen puerto, las organizaciones convocantes —el Sindicato Nacional de Transportistas de Mercancías Peligrosas y el Sindicato Independiente de los Transportistas de Mercancías— decidieron este sábado en sendos plenos mantener la paralización. Los sindicatos exigen que la patronal del sector, Antram, cumpla el acuerdo firmado tras el anterior paro, que reconoce aumentos salariales para los transportistas.

Ante la perspectiva de que la huelga no se desconvocase, el Gobierno portugués ha puesto en marcha varias medidas para mitigar los efectos de la paralización y evitar que se repita el caos vivido en abril. “La huelga no dejará de afectar al día a día de los portugueses“, reconoció el sábado el primer ministro, el socialista António Costa, que atendió a la prensa tras un gabinete de crisis con varios miembros de su Ejecutivo para coordinar la respuesta a la situación.

El país tiene reservas de combustible para tres meses, según el Gobierno, pero el problema estará en su transporte hasta los puestos de abastecimiento. Por ello, estableció servicios mínimos del 100% para prioritarios —como aeropuertos, puertos, servicios de seguridad, bomberos y emergencias médicas—, del 75% para transporte público y del 50% para el suministro general de ciudadanos. Además, el país se encuentra desde la medianoche del viernes al sábado en alerta por emergencia social, una situación que permite preparar durante el fin de semana la red de puestos de abastecimiento de emergencias.

En caso de que los servicios mínimos no se cumplan, se ha preparado a agentes de las fuerzas de seguridad y militares para que conduzcan los camiones cisterna y el Gobierno no descarta tampoco tener que intervenir legalmente la huelga si fuese necesario para asegurar el funcionamiento de los servicios esenciales.

Costa realizó en la mañana de este domingo una ronda operativa con el sector energético y de seguridad para calibrar la capacidad de respuesta a la huelga, que provocó desde el jueves colas en algunas gasolineras para llenar el depósito con antelación. Esto ha generado un aumento del 100% en la venta de combustible respecto al mismo periodo del año pasado, según datos de la Entidad Nacional para el Sector Energético (ENSE). También está aumentando la afluencia de portugueses a gasolineras españolas al otro lado de la frontera, donde además el precio del combustible es más barato.

La huelga de los transportistas está convocada por periodo indefinido, por lo que, si no es desconvocada, la situación de emergencia energética se extenderá al menos hasta el 21 de agosto, según decretó el Ejecutivo.

Las gasolineras prevén un aumento de clientes por la huelga del transporte luso

La huelga de transportistas prevista en Portugal desde hoy lunes –por el conflicto entre el sector del transporte de mercancías peligrosas y la patronal–hace que las gasolineras de ciudades fronterizas como Badajoz estén expectantes ante el previsible aumento de clientes que se desplacen a repostar. Aunque en las estaciones de servicio de Badajoz es habitual la afluencia de usuarios lusos, pues el carburante es más barato en España que en Portugal, esta actividad será mayor durante la próxima semana. Al tratarse de un periodo vacacional «no solo se tratará de ciudadanos portugueses de la zona, sino también de españoles que se desplacen a Lisboa u otros destinos», explica el trabajador de una gasolinera pacense.

Para el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio de Extremadura (Aresex), Fernando Mena, lo importante ahora es que «las estaciones de servicio cercanas a la frontera estén todo lo abastecidas que sea necesario para dar el mejor servicio que puedan». En este sentido, recordó lo ocurrido durante la pasada Semana Santa, cuando hubo una huelga similar y las gasolineras de Badajoz se llenaron de clientes portugueses.

Mena confió en que no habrá problemas para suministrar combustible tanto a los vecinos portugueses como a quienes transitan por la A-5 durante las vacaciones. Para el presidente de Aresex, es también «muy necesario» que los turistas españoles que viajen a Portugal conozcan esta situación y no pase como en Semana Santa, cuando tuvieron dificultades para repostar en territorio portugués.

Desde hace días se ven colas en gasolineras de ciudades como Lisboa y en Badajoz, durante estas últimas jornadas, y en determinados tramos del día, también se ha apreciado más actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.