IRU pide a Angela Merkel que muestre su liderazgo ante el caos fronterizo europeo

IRU, la organización mundial del transporte por carretera, ha remitido un escrito a la canciller alemana Angela Merkel sobre el caos que se está extendiendo por la red de transporte de mercancías de Europa debido a las nuevas restricciones fronterizas de su gobierno para los conductores de camiones.

La negativa de Alemania a eximir a los conductores profesionales de camiones de las pruebas obligatorias de COVID-19 incumple sus compromisos anteriores sobre los “carriles verdes” de la UE y la libre circulación de mercancías, y además no ayuda a frenar el virus.

Con otros países y regiones copiando las restricciones de Alemania para evitar que miles de conductores se queden atrapados en su propio territorio, se está produciendo una reacción en cadena en toda Europa que paraliza las cadenas de suministro.

Los conductores de camiones, solos en su cabina y trabajando con estrictas medidas de higiene, suponen un riesgo mínimo para la propagación del virus“, dijo el Secretario General de la IRU, Umberto de Pretto. “Hacerles hacer cola durante horas a temperaturas bajo cero en centros de pruebas improvisados en el arcén, sin un control adecuado de la distancia física, sin embargo, no sólo no tiene sentido, sino que es peligroso“.

La decisión unilateral de Alemania bloquea la libre circulación de mercancías, afectando a las cadenas de suministro de toda la UE. Los supermercados, los hospitales y las fábricas pronto tendrán problemas de abastecimiento en toda Europa y fuera de ella.

Alemania fue durante mucho tiempo un ancla para el libre comercio en el mercado único europeo. Imploramos a la Canciller Merkel que reconozca el daño que la decisión de su gobierno está causando ahora, especialmente a sus países vecinos, y que exima inmediatamente a los camioneros de las pruebas obligatorias de COVID-19 para que puedan hacer su trabajo y mantener las cadenas de suministro en movimiento“, añadió Umberto de Pretto. “El lugar de Alemania debería volver a estar en el centro de una Europa unida en la lucha contra la pandemia, y no provocar el caos con restricciones fronterizas miopes e inútiles“, concluyó.