La fiscalidad actual del Diésel retrasa la electrificación del transporte profesional, según ICCT

Los transportistas quedarán exentos de la subida del gasoleo

La descarbonización del transporte de mercancías por carretera es uno de los objetivos más importantes para alcanzar la neutralidad climática en 2050. Sin embargo, la transición es lenta y la creación de una flota de vehículos de cero emisiones es complicada a corto plazo, tanto por la falta de opciones reales a nivel tecnológico como por los instrumentos legales que se están utilizando en España. Las ayudas a la compra de camiones eléctricos deben adecuarse en el tiempo, mientras que se debe apostar por aumentar la fiscalidad del Diésel.

El Consejo Internacional del Transporte Limpio (ICCT) ha realizado un estudio de las tractoras eléctricas de batería en relación al rendimiento económico de las tractoras diésel con el fin de determinar en qué año el coste de los vehículos pesados eléctricos y Diésel será idéntico. En este aspecto, España alcanzará esta paridad a mediados de esta década, concretamente en 2026, sin que para ello se necesite introducir nuevas políticas públicas. Sin embargo, el estudio señala que la baja fiscalidad del Diésel presente en España hace más lenta esta transición.

Aunque la reducción continúa del coste de las baterías y la mejora de la densidad energética juegan en favor de los camiones eléctricos, con un menor coste de mantenimiento además que los Diésel, la realidad fiscal española dibuja algunos matices. Al final, el precio del Diésel en España está entre los más bajos de Europa, mientras que las ayudas a la compra de camiones eléctricos tienen una repercusión aún pequeña en el coste total de propiedad de los mismos al estar limitadas a 15.000 euros por unidad.

A la vista del citado análisis de este organismo, el ICCT recomienda revisar la directiva de la ‘euroviñeta’ para crear un modelo impositivo mayor para los vehículos de transporte Diésel, mientras que los camiones eléctricos puedan disfrutar de una reducción parcial del 75% del pago. Con todo, la mayor fiscalidad del Diésel debe ir acompañada de una reducción paulatina del importe de las subvenciones para la compra de camiones eléctricos para alcanzar un modelo fiscalmente sostenible a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.