Navarra estudia implantar un peaje para camiones en distintas vías de alta capacidad

La prohibición de la libre circulación de camiones en la N-121 obligaría a los chóferes a utilizar la AP-15.

El consejero de Cohesión Territorial del Gobierno Foral de Navarra, Bernardo Ciriza, ha puesto encima de la Mesa de Trabajo para la financiación de las carreteras la opción de establecer un nuevo impuesto para vehículos pesados y camiones en algunas de las vías de alta capacidad de Navarra. De esta forma, el Ejecutivo regional valora la opción de seguir los pasos de la provincia de Guipúzcoa e implementar un peaje para para camiones en las vías de conexión con Francia aprovechando su posición geográfica estratégica.

La línea política del Gobierno Foral de Navarra parece haber cambiado y si en octubre de 2017 el Parlamento regional rechazó la idea de instalar un peaje para camiones en la N-I, ahora se está estudiando implementar un sistema de peajes aplicado en exclusiva a vehículos pesados en algunas de sus vías de alta capacidad que trascurren por su territorio. Un modelo que se nutre del hecho de que el tráfico de mercancías por carretera es inevitable e indispensable en el marco de la actividad económica actual.

Este proyecto se encuentra en fase de estudio, si bien las primeras cifras planteadas parecen lo suficientemente suculentas como para que el Gobierno Foral pueda dar este paso. De hecho, se estima que Navarra podría ingresar en sus arcas unos 45 millones de euros por ejercicio con estos peajes a vehículos pesados en las vías de alta capacidad que actualmente no están concesionadas. Estas carreteras son la A-10 (Autovía de la Barranca – Irurzun), la A-15 (Autovía de Leitarán – Irurzun-Andoain), la N-121-A (Nacional Pamplona – Behovia), la A-1 (Autovía del Norte – Ciordia-Alsasua) y la A-68 (Autovía del Ebro – Castejón-Cortes).

Este programa serviría al Gobierno Foral para financiar algunas de las grandes obras que tiene entre manos como la duplicación de los túneles de Belate y Almandoz o la propia conversión de la vía N-121-A en una vía 2+1. Una única empresa pública se encargaría de la gestión de estas cinco vías, carreteras que se unirían a las tres vías de alta capacidad que ya se encuentran concesionadas. Estas vías son la AP-15 (Pamplona-Tudela) dependiente de Audenasa (hasta 2029), la A-12 (Autovía del Camino – Pamplona-Logroño) con concesión hasta 2032 y la A-21 (Autovía del Pirineo – Pamplona-Huesca) con concesión hasta 2039.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.