A vueltas con la vuelta a casa

EDITORIAL

 

Transporte al Día quiere reconocer en este artículo el trabajo de personas y asociaciones vinculadas con el transporte y en consecuencia con el problema que genera la imposibilidad del retorno normalizado de “personas” que conducen. El tiempo que llevan bregando para conseguir que los conductores de empresas españolas puedan volver a casa, cuanto menos merece un reconocimiento, sería muy conveniente para los intereses de las personas, de las empresas y del propio estado español, aunque para ello sea necesario prolongar la semana alguna jornada de trabajo más. No se trata de una estratagema para dar cobertura a una infracción  el Reglamento 561/2006, sino la lucha por conseguir una gestión racional de los flujos de transporte para el empresario y un derecho fundamental para los conductores: la conciliación de la vida laboral y familiar.

 

Quizá el más significado con este problema sea el transporte frigorífico de productos perecederos, como establece la LOTT, es un transporte especial, aunque debería declararse de especial protección: porque posibilita el abastecimiento de alimentos frescos a la población, permite desplazar alimentos cultivados en las comunidades productoras españolas, asi como la pesca y la industria alimentaria que se está produciendo España con fuerza, hasta el último rincón de Europa; es el sostén de nuestros agricultores, pescadores, ganaderos, e industria, porque sin él, sus productos no tendrían mercado; es fundamental para nuestro turismo, ya que llena los comercios de las zonas turísticas que triplican su población en los meses de estío. Su importancia se manifiesta especialmente cuando éste falta. Recordemos los días de paro del pasado mes de junio del 2008. La población entera se volcó a la compra frenética para no sufrir el desabastecimiento, el ciudadano de a pie no se preocupó por la falta de recambios en las factorías de automóviles, ni porque no se sirviera material de construcción en las obras. El pánico cundió cuando las estanterías de supermercados y ultramarinos se vaciaron. Todo ello en tres escasos días. Esto significa que el tiempo es vital, no para el transporte, sino para toda la sociedad; que todos los remolques frigoríficos cargados con carnes, pescados, frutas y verduras, etc. deben circular incesantemente para evitar situaciones como la vivida en 2008.

 

Obviamente, hay más intereses que los generales de la sociedad y los particulares de los empresarios. Están los intereses de las personas (de los conductores), que en este caso parece que les representen mejor, sus patrones que sus sindicatos. Porque ¿Beneficia al conductor hacer un descanso en un área de servicio en medio de una autopista francesa? ¿Beneficia al conductor pasar dos días, sin duchas, sin servicios de ocio y sin su familia? ¿Beneficia a la seguridad vial tener un conductor estresado después de pasar dos noches en un área de servicio sin vigilancia y con riesgo de robos o agresiones?. No cuestionamos la necesidad del descanso de los conductores. Lo que cuestionamos es la forma de llevarlo a cabo. El conductor debe descansar en la seguridad de su casa, arropado por su familia o por sus amigos, en la comodidad de su cama… Para ello, el conductor necesita esas jornadas más, que le permitan cumplir su función de reposición de productos perecederos en las tiendas de toda España y Europa, y disponer de unas jornadas de reserva para, en el caso de que haya agotado sus seis jornadas de conducción poder desplazar el descanso semanal al día en que llegue a su casa y  que otro conductor pueda relevarle en la conducción. Esta medida además supondría la creación de muchos nuevos puestos de trabajo.carretera2

 

Estas necesidades, siempre han sido desoídas porque los poderes públicos entonaban más fuerte un falso canto de Seguridad Vial. Pero, hete aquí, que viene en junio el Parlamento Europeo y aprueba una modificación del Reglamento 561/2006 dirigida a permitir a los conductores de transporte discrecional de viajeros aplazar el descanso semanal hasta la decimosegunda jornada de conducción. Ello con la aquiescencia de los sindicatos europeos. ¿Dónde quedó la Seguridad Vial? Quedó en el mismo sitio que siempre, en un lugar secundario, porque los poderes públicos son conscientes de que esta medida no perjudica la seguridad vial.

 

Lo que es más sorprendente es la justificación de la medida: para potenciar el turismo de las rentas más bajas que realizan sus trayectos en autobuses y autocares.  Digo que nos sorprende porque los transportistas han aducido siempre razones de mayor peso que el potenciar el turismo: la integridad física de los conductores, la conciliación de la vida laboral y familiar, posibilitar el suministro de perecederos sin influir más aún en sus precios. Incluso son medidas que benefician a este turismo de rentas bajas que se quiere potenciar. ¿Qué pueden pensar los turistas de rentas bajas cuando lleguen con el autobús a su destino y les digan en el restaurante que el buffet no tiene pescado o cualquier otra cosa porque el camión que lo traía está a cincuenta kilómetros haciendo un descanso de cuarenta y cinco horas?

Dejémonos de hipocresías y pongámonos todos manos a la obra. Empresarios, sindicatos y administración deben ser conscientes de que tan importante es esta medida para los transportistas de viajeros, a quienes apoyamos, como para el transporte frigorífico particularmente. Hay que llegar a un acuerdo, con las cautelas que sean necesarias para trasladar esta medida también a los transportes especiales como el frigorífico. Ya está bien de invocar la seguridad vial para unos y mirar hacia otro lado para los otros, pues para los que pueden hacer hasta 12 días lo que llevan arriba del autobús o autocar son personas. Ahora se nos brinda una oportunidad que no podemos dejar pasar, para racionalizar la gestión del transporte y para mejorar la calidad de vida de los trabajadores, que por si a alguien se le ha olvidado también son personas.

En resumen queremos que no se pierda la conciencia de que por el bien de todos los choferes deben volver a casa.

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.