La jugada gala

EDITORIAL

Desde hace unas semanas en algún medio de comunicación podemos ver una guerra a tumba abierta contra una de las empresas del transporte frigorífico más grande del país, PRIMAFRIO.

Todo viene desde que la filial portuguesa de dicha empresa, Doctrans, fue sancionada en Francia con un año sin poder realizar cabotaje en su territorio.

Esta sanción a penas que se aplique un poco de sentido común es totalmente desmedida ya que tanto Primafrio como su filial solo han sido sancionadas en unas 30 ocasiones desde 2012, es por eso que esta medida es totalmente desproporcionada dado que se aplica a una flota de camiones que ha transitado por Francia en más de 150.000 ocasiones en ese tiempo, por lo que una sanción de ese calado no guarda relación ni proporción alguna, en consecuencia esa medida es desproporcionada e irrazonable se mire por donde se mire.bandera-media-asta--644x362

Pero el problema no es Primafrio, ni Doctrans, ni cualquier empresa española que circule por las carreteras galas. El problema es que Francia, desde sus instituciones y sus fuerzas de seguridad estatales, se está centrando en desprestigiar la imagen del transporte español de una forma atroz, lanzando acusaciones muy serias para desprestigiar el buen nombre del transporte patrio, aunque sea verdad que en el pasado algunos en el transporte español, no hayan sabido lo que era la profesionalidad y con su actitud sólo han contribuido a dar razones.

La consecuencia de lo anterior es que nuestro país vecino, y como diría el gobierno español nuestro país hermano, ha decidido proteger a su industria nacional del transporte y para ello está utilizando todo aquello negativo que los años han venido propiciando en su día a día,  pero que también los años han permitido modificar y corregir por conductas incorrectas de algunos transportistas españoles, que no de esta empresa o empresas a las que hacemos antes referencia.

La utilización de mecanismos para saltarse la ley no representa la totalidad de los transportistas españoles, al igual que no la representan aquellos que conducen bajo los efectos del alcohol, las drogas o con un comportamiento inapropiado para la seguridad propia y de los demás. Tanto es así que la flota española de transporte por carretera en particular la del transporte frigorífico es de las más modernas de Europa con un uso casi generalizado de vehículos Euro VEE o Euro VI, que hacen que sea casi imposible la utilización de un artilugio que por falta de previsión de los fabricante permitía  realizar trampas como manipular el tacógrafo y como dicen los propios fabricantes y distribuidores ahora eso es más una curiosidad que otra cosa.

Cuando desde España algún medio de comunicación lanza artículos que cual bola de nieve se va agrandando con la opinión del lector y esto llega a donde llega, permite que quien tiene el poder y el control sobre su territorio lo ejerza a veces sin el menor sentido común.

Porque alguien ha leído porque lo hayan publicado las infracciones que cometen sus propios nacionales o los de otros países de los 28 que componen la “unión”.  Las acusaciones que hacen desde territorio francés, como la utilización de tarjetas de conductor falsas, o de imanes entre otros, que los galos aseguran que los transportistas españoles utilizan para saltarse a la torera los tiempos conducción y de descanso,  y como si la administración española no hiciese nada, no es así, porque esas conductas también están perseguidas en España, de forma muchas veces inmisericorde, y quema de camiones también se sanciona de una forma ejemplarizante a todos aquellos que se les pilla en nuestro territorio, porque España no es un país sin ley como les  conviene hacer creer al otro lado de los Pirineos, aquí el que no cumple con las leyes lo acaba pagando.

Pero no se equivoquen queridos lectores, desde nuestro país vecino nos quieren hacer creer que Primafrio es el mismísimo diablo y que sus camiones  huelen a azufre, apoyados por personas que viven y escriben desde nuestro territorio, intentando defenestrar la imagen de una de las compañías de            transporte frigorífico más grande de nuestro país. Hoy es Primafrío pero mañana pueden ser absolutamente todas la flotas de transporte pequeñas o  grandes, y se llamen como se llamen.

No hay peor ciego que el que no quiere ver y por ello no nos estamos dando cuenta, que el Gobierno Francés de una forma encubierta y con su legalidad pretende que al menos las flotas de transporte españolas no sean competencia para su industrial nacional de transporte por carretera, dando absolutamente igual lo de la Unión Europea.

El problema no es Primafrio, una empresa seria que es la primera gran perjudicada. El problema es el Gobierno de nuestro país que no mueve un dedo por nuestro transporte, porque o no sabe o lo que es peor no quiere.

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.