El mal uso del poder

Editorial

Pasan y pasan los años y seguimos viendo los mismos comportamientos, pasan y pasan los años y seguimos viendo como desde nuestro país vecino siguen intentando de una forma u otra acabar con nuestro transporte, porque sinceramente hay pasajes de la historia que no olvidan.

Todo empezó cuando a finales de los 80 los agricultores franceses decidieron quemar camiones y mercancía agrícola española, ya que según ellos, esta era mucho más barata que la que ellos producían y por lo tanto no podían competir con esta mercancía.francia

Pero el tiempo ha pasado y menos algún conato de incendio, como el vivido no hace más de un mes por un camión de carne segoviano, esta ya no es la norma afortunadamente, los agricultores y productores franceses, con la total permisividad de las fuerzas de seguridad francesas, ya no queman camiones, ya no tiran las cargas al suelo y las pisotean, ya no se enfrentan directamente a los transportistas españoles y si lo hacen, es un hecho aislado.

Ahora todo es más sutil y va un paso más allá, ahora ya no son los ciudadanos de a pie los que se están encargando de menospreciar a los transportistas y mercancías españolas, ahora son algunos agentes de los cuerpos de seguridad del estado los que lo están haciendo.

Y es que amparándose en las leyes francesas tanto la gendarmería como los agentes de transportes en algunas ocasiones hace un uso abusivo de su poder parando y sancionando de una forma desproporcionada a la flota española que lo único que hace es transitar por las carreteras galas para poder seguir trabajando.

El asunto es claro, sí un camión es sancionado porque está cometiendo cualquier irregularidad, pues perfecto pero esta sanción debe de ser proporcional y no hacer lo que están haciendo en Francia. Por un lado la gendarmería o los agentes de transportes en el momento se multa se pide y se exige que se haga el pago de la sanción de una forma rápida y a su vez se retira la documentación del camión al transportista con lo que inmoviliza de forma automática el vehículo.

Consecuencia de ello, el camión queda retenido durante el tiempo que los agentes o gendarmería crea que es suficiente u oportuno, pudiendo llegar a bloquear el camión por varios días. Viene esto a cuento de cómo están actuando en caso de sanción por cabotaje cuya ley francesa es totalmente desconocida para los cargadores franceses y no digamos ya para los transportistas españoles.

gendarmeria Esto queridos lectores no es más que un abuso de poder, porque conlleva una doble sanción por una parte la económica y por otra el castigo añadido y  desmedido para la empresa transportista, que como es normal se queda con el camión sin que le dejen trabajar, bloqueándolo de una forma absurda e  inmoral hasta que las fuerzas y cuerpos del orden franceses les parece bien.

¿Y qué hace el Gobierno de España al respecto? NADA. ¿Y cuándo el Ministerio de Fomento o el de Asuntos Exteriores piensan mover un dedo? JAMAS.

La respuesta para estas dos preguntas no es confusa, ya que durante los últimos años el Gobierno de nuestro país se está limitando a tener una buena  relación con nuestro país vecino y si para ello hay que olvidarse del transporte, era algo ya olvidado, y si la situación es de indefensión de sus transportistas, directamente no importa.

Desde los ministerios antes citados se debería de elevar una queja y una denuncia a la Comisión Europea ya que esta situación viola la libertad de circulación, tanto de las personas como de las mercancías dentro de las fronteras de la Unión Europea, y por lo tanto esta forma de actuar debiera de ser erradicada.

El problema es el miedo de los franceses a que sus precios no puedan ser nunca competitivos con los españoles, el problema son aquellos agentes de los respetados cuerpos de seguridad que actúan con impunidad dentro de la Unión Europea sin que nadie se queje e imponiendo su ley, a veces de forma cuanto menos discutible, pero el problema más grave de todos es el grave inmovilismo del Gobierno español  que frente a las afrentas a uno de los motores económicos del país, el transporte sigue sin hacer nada.

 

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.