El gobierno se “encabezona” con las autopistas

El ejecutivo de Mariano Rajoy está empeñado en rescatar las autopistas de peaje, implantadas e impulsadas por su predecesor Jose Maria Aznar durante su gobierno con la mano ejecutora de su ministro de Fomento Francisco Alvarez Cascos.

Según los ministros de economía y fomento se sigue trabajando desde los ministerios para evitar el cierre de las autopistas tras la resolución de la justicia que habla de liquidación y quita de las autopistas.

Si tuviera lugar esta liquidación de los radiales, Fomento dice que el Estado debería afrontar un monto total de 4500 millones de euros de responsabilidad patrimonial.

El Ministerio de Fomento recurrirá la resolución judicial y ganará tiempo, mientras continua la negociación con la que se lleva más de un año. La ministra ha ofrecido a los acreedores la quita del 50% de la deuda y por la deuda no perdonada un 1% en 30 años.descarga

Mariano Rajoy, que gusta tanto de hablar de “herencias”, está condenado a manejar el embrollo que le dejó Aznar con nueve autopistas de peaje construidas a partir de previsiones no muy sensatas, que terminaron infrautilizadas y que empezaron su quiebra a partir de 2012.

Las radiales de Madrid fueron presentadas con entusiasmo por Álvarez-Cascos y la entonces presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, que se empeñó en un nuevo anillo de circunvalación, a pesar de las dificultades orográficas del trazado que exigían una inversión desproporcionada, y en medio de la desconfianza de algunos contratistas que no veían claras las posibilidades de recuperar el dinero. El plan del Gobierno de Aznar era que las propias concesionarias de las radiales sufragaran la M-50, como contraprestación por el derecho a explotar esas autovías. Además de las radiales de Madrid estaban incluidas otras cinco de la red de carreteras del Estado, también de peaje: las que unen Madrid con el aeropuerto de Barajas y con Toledo, Ocaña con La Roda, Cartagena con Vera y la circunvalación de Alicante.

Las adjudicatarias implicadas fueron las constructoras ACS, Ferrovial, Acciona y Sacyr, y por parte de la banca, actuaron con un mayor peso Santander, Bankia, la Caixa y Sabadell. Las obras costaron 400 millones de euros más de lo previsto. Las expropiaciones van ya por los 2.300 millones, en vez de los 400 que se habían estimado, y el volumen de tráfico está un 30% por debajo de lo que decían las proyecciones oficiales

 

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: PLANES DE LA INFORMACIÓN PARA EL TRANSPORTE, S.L.
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.