La huelga de las vanidades

La huelga de las vanidades

A bombo y platillo se anunciaba una huelga, que al parecer no tenía precedentes y que además haría historia, del 2 al 5 de Enero como consecuencia de la implementación y ejecución del peaje de la N-1 en la provincia de Guipúzcoa.

Todo el mundo se sumaba a la convocatoria, el Comité Nacional de Transporte por Carretera se congratulaba mandando comunicados de prensa en el que ensalzaba su función de defensor de este sector, en el que no dejaba títere con cabeza. Al fondo como archienemiga del CNTC asomaba la Diputada Vasca de Transportes como la villana de los peajes vascos.

¿Para que todo esto?

Para nada. Así de claro y conciso, PARA ABSOLUTAMENTE NADA, a falta de menos de una semana de la huelga las asociaciones más importantes del País Vasco como son HIRU y Guitrans se han tirado del barco, y por ende la amiguita de esta última, ASTIC, también ha rechazo la huelga.

En esta convocatoria de paro se ha demostrado quienes hacen ruido sin nueces, quienes no arriman el hombro para luchar por el futuro, ni por las necesidades de nuestro sector, los que no quieren que esto prospere.

Es muy bonito vivir en un despacho, dejando que sean los que de verdad aman este sector se rompan los cuernos trabajando día a día, pagando los peajes, sufriendo las restricciones, el no poder descansar en sus casas.

Era momento de unirse para salvar una profesión y un sector al que cada vez se le ponen más trabas para poder seguir trabajando y a algunos se les ha visto el plumero.

Categories: Editorial

About Author

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Write a Comment