Como los borregos

Como los borregos

Alguien me dijo el otro día, tú sabes que el hombre no desciende del mono como declara la teoría de la evolución.

¿No? Le pregunté, a lo que me contestó, no, desciende del borrego.

A lo que le inquirí a que me lo explicara.

Entonces me dijo, mira tenemos la misma organización que los borregos o los corderos (sin ánimo de ofender), a saber.

Tenemos un pastor o pastores que son los gobiernos.

Tenemos unas fuerzas de vigilancia que actúan a las órdenes de los pastores, como los perros que vigilan los rebaños, y según nuestra raza somos de una clase o de otra, exactamente igual que los borregos o los corderos (sin ánimo de ofender).

Por cierto me dijo, y en el transporte ya ni te cuento, porque en él aún se acentúa mucho más esa condición.

Entonces le volví a preguntar, ¿y eso?

A lo que me contestó, tienen tan asumido su papel de cordero, que no reaccionan cuando les dicen que viene lobo, pero lo que es peor es que están viendo como el lobo está devorando individuos del grupo y ni tan siquiera se pone a salvo.

He llegado a pensar (me dijo) que deben de ser una mutación en su condición, pues además ni ven, ni oyen y ni tan siquiera hacen grupo para defenderse.

Tras estas palabras, he dudado mucho en plasmarlas y publicarlas, pero sin ánimo de ofender a nadie, creo que razón, lo que se dice razón, no le falta.

Categories: Editorial

About Author

Xabier Jiménez soto

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*